I TRAIL “BRIEVA DE CAMEROS” 2016

cartel_brieva_trail

             Aunque era consciente de que no llegaría recuperado al 100% de la Tenerife Bluetrail, hacia tiempo que el Trail de Brieva se había convertido en una de mis carreras señaladas e ineludibles en el calendario. Por muchos motivos  (por el entorno en el que se desarrolla, por quién la organiza, por la espectacularidad del recorrido, por que me apetecía participar en un proyecto en el que creo, por todas las posibilidades que ofrece para el futuro,…) merecía la pena el esfuerzo…

                Además, tuve la gran suerte de participar en el marcaje del recorrido a los pocos días de regresar de Tenerife en compañía del alma máter de la prueba, Edu.También nos acompañó un buen amigo y montañero de Anguiano.

                 La tarde del balizaje fue dura. Empezamos a las cuatro de la tarde con un calor de justicia y sin una nube que nos diera tregua. Pertrechados con mochilas, agua y cintas de marcaje, nos lanzamos a señalizar lo que era la segunda parte del Trail Largo de 28k/2000+. Recorrimos el borde del Río Brieva hasta el nacedero colocando cada pocos metros marcas e indicadores kilométricos para el día de la carrera. Aunque fue una ardua labor debido al calor que nos golpeaba, entre los tres pudimos avanzar a buen ritmo. La compañía hizo más amena la tarea. Edu iba tomando decisiones sobre el marcaje en las zonas más problemáticas, nos consultaba dudas y escuchaba nuestros consejos. Cuando llegamos al refugio, decidimos separarnos y yo proseguí solo después de repostar agua en la fuente, lugar donde me crucé con los caballos de Edu. Ellos dos se encargaron del marcaje de la cumbre del Cabezo del Santo. Yo realice el balizaje de la bajada por el barranco que hay tras girar a la izquierda  una vez pasado el famoso camello.

                 En solitario se me hizo más duro el marcaje pero poco a poco fui avanzando metros y tras una hora y media volvimos a juntarnos los tres. Los últimos kilómetros hasta el pueblo, los marcamos juntos y muy rápido. Solo nos dio tiempo a hacer 17 kms, con lo que a Edu y a otros voluntarios todavía les quedaba trabajo para el resto de semana.

                 En el pueblo disfrutamos de un  generoso refrigerio en compañía de algunos amigos y de los padres de Edu.

                 El sábado siguiente estaba programado el IIº KV de Brieva (4,5k/940+). La prueba fue todo un éxito de participación y organización a pesar de la complicada meteorología. En la parte alta del recorrido una espesa niebla dificultaba la orientación y los esforzados voluntarios tuvieron que recurrir a  pegar voces para guiar a los corredores.

El domingo estaba previsto la celebración de las dos carreras en línea: el trail corto y el largo. Pero debido a que la niebla era todavía más espesa que el día anterior y estaba más extendida por cumbres y valles, Edu decidió, con muy buen criterio y por seguridad de todos los participantes,  variar la prueba larga suspendiendo el trazado original (la parte anulada era justamente la que yo había ayudado a balizar y era la de orografía más difícil).

Finalmente la prueba larga consistiría en completar dos veces el recorrido del Trail Corto (11,5k/850+).

La prueba corta era la que contaba con más participantes y con un gran nivel competitivo. Gente joven y rápida dispuesta a darlo todo en una mañana fresca que invitaba a correr. Los que disputábamos las dos vueltas salimos con más calma y rápidamente formamos un estupendo grupo del Nutrium Trail Team. En la primera vuelta todos fuimos reservones. La subida era larga y dura, y entre charlas y risas fuimos quemando  metros.  En la cumbre el frío y la humedad de la niebla se metían en los huesos (cualquiera diría que 5 días antes habíamos soportado más de 30ºC ). La peligrosa, larga y vertiginosa bajada nos devolvió el calor, nos obligó  a ir concentrados para no caernos. En este tramo pudimos incluso adelantar a los más rezagados de la carrera corta. Eso y los ánimos de los que ya habían entrado en meta, nos dio fuerza para afrontar la segunda vuelta al recorrido.

Sabiendo lo que nos esperaba y aunque el grupo aún se mantenía,  cada cual fue poniendo su ritmo y apretando en las zonas donde se sentía más fuerte. La subida se hizo esta vez más dura porque las fuerzas ya eran escasas y el frío y la niebla había aumentado. Los voluntarios tuvieron que volver a hacer un esfuerzo enorme y a base de gritos y de aumentar su presencia en la cumbre, nos llevaron por el camino correcto a afrontar de nuevo la trepidante bajada.

Yo estaba notando la falta de recuperación y decidí bajar rápido pero sin arriesgarme en exceso.

Tras más de tres horas de esfuerzo, entré en meta llevado en volandas por la gente del pueblo y del equipo que estaban a lo largo de los últimos metros.

En el plano deportivo se puede decir que aunque varios de los favoritos en ambas distancia se perdieron debido a la niebla, las dos carreras fueron muy disputadas tanto por el lado masculino como femenino. Nuestro equipo cosechó varios pódiums en las dos modalidades pero, sobre todo, vivimos una jornada de hermandad y apoyo a uno de nuestros compañeros en la puesta de largo del trail de su pueblo. Edu supo tomar las decisiones oportunas mirando por la seguridad de los corredores y los voluntarios trabajaron para que todos saliera a las mil maravillas a pesar de las  inclemencias del tiempo.

El Trail Largo se había convertido en un recorrido más corto, con mucho desnivel, técnico y de dura climatología. Fue una de esas mañanas en las que salir al monte se convierte en una experiencia que te vuelve más duro y te hacen amar este deporte.

Aunque por desgracia los corredores no pudieron disfrutar del recorrido originalmente diseñado, creo que los 23k fueron un anticipo y un reclamo para volver a una zona salvaje y hermosa para la práctica del  Trailrunning …

Además de correr, a los  trailrunners nos encanta el post-carrera y hay que decir que, en Brieva, éste fue de sobresaliente. La gente del pueblo, sobre todo, la familia de Edu, nos agasajaron con una comida  digna de reyes. Kilos de pasta con carne y tomate exquisitamente elaborada y corte de jamón fueron una comida excelente para los esforzados corredores. En la plaza del pueblo, el acontecimiento se convirtió en una reunión familiar y de amigos en la que todos nos sentimos como en casa.

Anuncios

Autor: morituritesalutant1977

ESTE FORO LO DEDICARÉ A EXPONER LO QUE PIENSO, SIENTO Y EXPERIMENTO MIENTRAS PRACTICO UNA DE MIS PASIONES: MOVERME POR LA MONTAÑA.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s