MARATÓN “TENERIFE BLUETRAIL 2016”

perfil_maraton

Este año, a través de una compañera de trabajo, surgió la idea de correr en Canarias. A esta posibilidad, se unieron las ganas que tenía de visitar las islas desde hacia años. Y aprovechando el poder disfrutar de unos días de vacaciones y de correr a la vez, me inscribí en la distancia Maratón de la Tenerife Bluetrail.

A pesar de que los diez días anteriores no puede entrenar en condiciones debido a un resfriado agravado con fiebre, llegaba con muchas ganas al día de la carrera y tras sacar un par de buenos entrenamientos en la zona de Anaga los dos días previos. Algo que me preocupaba era adaptarme al calor y a correr con mochila tanto tiempo ya que todo el año había corrido sin ella.

Así me planté en la salida en la pista de Mamio (La Orotava) el día 10 de Junio en compañía de mi buen compañero local Conrado Suárez al que pude conocer durante el tiempo que estuvo trabajando el Logroño. Conrado es un loco del deporte y se enfrentaba a su primer maratón de montaña.

Además del madrugón que tuvimos, nos tocó esperar una hora hasta las salida en un pequeño refugio donde nos tomamos un café e hicimos los últimos preparativos de las mochilas. Una cosa curiosa fue el tener que desplazarnos a pie un kilómetro y medio hasta la línea de salida dado que ésta estaba en mitad de un parque natural al que solo así se podía acceder. La mañana estaba bastante fresca y tuvimos que abrigarnos.

Llevados por las ganas de empezar, la salida fue muy rápida y los primeros kilómetros de pista nos colocamos entre los primeros. Rápidamente nos metimos en un tupido y húmedo sendero que nos hizo entrar en calor e ir aminorando el ritmo.DSCF3653

Los primeros 6 kms transcurriendo sin incidentes y demasiado rápido para lo que nos esperaba. Conrado y yo nos dimos cuenta de que llevabamos un ritmo muy alto pero ninguno aminoró. A partir del km 7 nos enfrentamos a cinco duros y constantes kms de subida en los que no forzamos en exceso. Del km 12 al 16 la pendiente descendió y pudimos empezar a hacer tramos corriendo a buen ritmo. Hasta aquí paramos en los avituallamientos a beber y a comer algo. Los puestos estaban muy bien atendidos por unos voluntarios entregados a los corredores y  disponían de un amplio surtido de bebidas y alimentos.

Desde el km 16 nos enfrentamos a una bajada trepidante, larga y agotadora. Primero unos kilómetros de pista muy inclinada y luego por senda muy técnica y entre vegetación con bastante húmedad. En esta parte de la carrera es dónde más disfruté y, aunque hice los diez kilómetros más rápidos de todo el maratón, pude disfrutar de una naturaleza que nada tiene que ver con lo que nos venden de Tenerife de sol y playa. Hubo momentos en los que pensé que  me encontraba en senderos del País Vasco o de Galicia ya que la cantidad de agua y lo frondoso y verde de la vegetacíón se asemejaban mucho. Un paisaje que me sorprendió gratamente.

He de decir que los corredores canarios son muy rápidos y duros en terreno seco pero en cuanto había un poco de barro o agua, reducían mucho la velocidad, y pude adelantar muchos puestos en esta bajada tan larga. A Conrado lo había perdido de vista ya en el último avituallamiento y decidí hacer mi carrera.

En el km 25 pude avituallarme bien y me dí cuenta de que llevaba un tiempo de carrera que jamás hubiera imaginado después de los días previos. Pero lo mejor era que las sensaciones eran muy buenas: tenía fuerzas y ganas.

Ahora tocaba afrontar la subida más dura de la carrera, el famoso mirador del  Asomadero (Los Realejos). Es una subida de apenas 2 kms en la que se ascienden 520m+ por un sendero bien pisado y con una pendiente considerable. Lo mejor de la subida es que va tapada por una capota de vegetación y árboles que hace del duro trayecto una experiencia preciosa. A mitad de subida, sin aliento, me paré en un pequeño mirador a recuperarme y a hacer unas fotos del grandioso entorno que me rodeaba. IMG_20160611_114139

El último tramo se hace duro pero los últimos metros son más llevaderos y puedo ir recuperando fuerzas. Desde el mirador las vistas de la zona de Los Realejos son impagables y con buenas sensaciones llego al avituallamiento donde relleno mis bidones como rápido e intento no perder el buen ritmo de bajada.

 

Son 7 kms de bajada muy rápida y dura ya que la mayoria transcurren por asfalto y sendas empedradas. En la última parte de la bajada atravesamos varios pueblos en los que somos animados a afrontar los últimos kilómetros. Pero éstos se hacen duros porque el sol de medio día no nos da tregua y ahora toca pagar la buena suerte climatológica que hemos tenido toda la mañana. El calor  y el ritmo mantenido en las bajadas me pasan factura entre el km 35 y 40 y las buenas sensaciones desaparecen. Empiezo a beber más de la cuenta y a ralentizar el paso ya que el terreno es un continua sube-baja con rampas cortas pero duras y por terreno asfaltado.

13490767_985370108198844_3685163265629484413_o

Paso el mal trago poco a poco y cuando veo el mar a mi izquierda me animo y decido empezar a trotar para intentar bajar de las  seis horas de carrera. Ese es el objetivo que me hace sacar las últimas fuerzas y forzarme a correr.

Los 2 kms finales trascurren por las calles de la turística ciudad de El Puerto de la Cruz y los corredores  podemos sentir el animo y las miradas de las muchas personas que están a lo largo de nuestro camino. Al fondo se escucha la megafonía de la organización. LLevo un ritmo muy vivo para todo lo que llevo detrás. Pocas fuerzas me quedan. Se me cae un gel vacío. Me doy la vuelta a recogerlo. Pierdo el ritmo. Agacho a cabeza y empiezo a trotar por las calles hasta que, por fin, veo la meta.IMG-20160611-WA0008

Objetivo conseguido. Además no he sufrido ningún percance y lesión me siento feliz. Idoia y unas amigas me esperan para comer y terminar una jornada que para mi será inolvidable.

Quiero destacar la magnífica organización ( trato, balizaje, voluntarios,…) tanto previa como durante la carrera y el caluroso recibimiento en meta. Pero si algo merece la pena citar el brutal trabajo de los militares que montaban todos y coma uno de los avituallamiento y que nos mimaron en cada momento.

En cuanto a la parte deportiva, he de decir que los 30 kms iniciales son preciosos y muy corribles a través de un paisaje hermoso y verde, con unas vistas de la isla que no se me olvidarán fácilmente. Si tengo que destacar algo negativo, diría que en mi opinión el último tercio de la carrera es bastante aburrido y poco deseable ya que transcurre por asfalto y calles o sendas empedradas que hacen innecesariamente duro estos kilómetros finales. Además el desnivel que figura en los datos de la web no se ajusta a la realidad.

Anuncios

Autor: morituritesalutant1977

ESTE FORO LO DEDICARÉ A EXPONER LO QUE PIENSO, SIENTO Y EXPERIMENTO MIENTRAS PRACTICO UNA DE MIS PASIONES: MOVERME POR LA MONTAÑA.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s